La Realidad Virtual en la Web

Por: Ing. Tomás Liendo


Hace desde por lo menos los años '60 que hablamos de "Realidad Virtual". Se trata de un entorno generado por tecnología informática que le da al usuario la sensación de estar inmerso en él. Dicho entorno es contemplado por el usuario a través de un dispositivo conocido como gafas o casco de realidad virtual.

Hoy contamos con dispositivos de última tecnología que ofrecen experiencias de alto realismo como el casco Oculus Rift. La industria del video juego es tal vez quien más provecho esté sacando de esta tecnología. Hay varias consolas de juegos que ya vienen con el casco de realidad virtual incorporado. También hay avances en, por ejemplo, el campo de la arquitectura, ya que dispositivos como estos permiten a los futuros propietarios dar un recorrido por sus casas antes de construirlas. He probado estos dispositivos y en mi opinión la calidad y la experiencia son grandiosas. Además el precio de los dispositivos viene bajando, así que podría ser una tecnología que se masifique.

En este artículo me propongo explorar cuáles podrían ser las aplicaciones de la realidad virtual en mi campo de especialidad: El desarrollo Web. ¿Cómo podrían mejorar los sitios Web haciendo uso de esta tecnología? Está más que claro que el comercio electrónico puede mejorar mucho. Una queja muy común de los usuarios que realizan compras por Internet es: "el producto no se parece en nada a la foto que vi en Internet". ¿Pero y si en vez de una foto pudieras ver el producto como si lo tuvieras frente tuyo? Con proporciones reales y pudieras rotarlo a gusto para verlo desde todos los ángulos. Sería una gran mejora. De hecho ya he podido ver un prototipo de sitio Web de una inmobiliaria de Estados Unidos, que permite recorrer las propiedades a los interesados.

La realidad virtual puede ser un gran argumento de venta. Si logramos que el usuario perciba la emoción que significaría adquirir tal producto o servicio es mucho más probable que podamos vendérselo. En el caso de la inmobiliaria que nombraba anteriormente, los interesados en una propiedad puede experimentar lo que sentirán cuando vivan en ella. Hay agencias de viajes que les muestran tours virtuales a potenciales viajeros. No es lo mismo ver una foto de una playa, que sentirse en ella, con el mar cerca y el sonido del viento.

Esta técnica de venta se usa mucho en la realidad física, los vendedores expertos lo saben muy bien. Recuerdo una vez que estaba por adquirir un automóvil. El vendedor quería convencerme de comprar un modelo más caro. Había una buena diferencia de precio, pero técnicamente los vehículos no eran muy distintos. La diferencia era más que nada estética. Yo pensaba: No voy a pagar más sólo por un auto mas "lindo". El vendedor hábilmente me sentó en el vehículo más caro. Sentí los tapizados de mejor calidad, los detalles más finos, puse las manos en el volante y dije: OK me lo llevo. Cuando sentí la emoción de estar inmerso en ese automóvil, tuve el impulso de comprarlo. No hubiera pasado si sólo lo hubiera visto por fuera, ni mucho menos si sólo hubiera visto una fotografía. Con la realidad virtual podemos emular esta técnica al vender productos desde un sitio Web, inmergiendo al usuario en el producto o servicio y provocándole una emoción lo más parecida posible a la que tendría si lo adquiriera.

Debemos imaginar los sitios Web del futuro, pensando en que contendrán realidad virtual. ¿Mejorarán la interface y la navegabilidad de los sitios Web con la realidad virtual? ¿En vez de links qué usaremos para pasar de una página a otra? ¿Portales? Una frase interesante que he leído es que con el uso de realidad virtual el usuario pasa a formar parte del contenido del sitio. ¿Cómo integraremos al usuario al contenido de nuestros sitios?

Pasando a un plano más técnico, para dar los primeros pasos en diseño Web con realidad virtual existe un framework desarrollado por Mozilla llamado A-Frame: https://aframe.io/docs/0.7.0/introduction Los sitios Web producidos con este framework pueden verse con cascos como Vive, Oculus Rift, Daydream y GearVR. Las últimas versiones del navegador de Mozilla (Firefox) son compatibles con realidad virtual. ¡A crear la Web del futuro!





La realidad virtual en la Web